David Lauman

Archive for the ‘Para reírse a carcajadas’ Category

Cómo perderle el miedo a hablar otro idioma: las metidas de pata de un norteamericano aprendiendo español

In Para reírse a carcajadas on February 20, 2013 at 11:06 PM

Por David L. Lauman

Dedico estas líneas con cariño a la familia Morales Desfassiaux

Estoy de acuerdo en que uno de los aspectos más importantes para el aprendizaje de otro idioma es vencer el miedo a hablarlo.  Nadie quiere hacer el ridículo, pero cuando algún error provoca risa, no hay que perder de vista que los demás se ríen del error, no de uno, y lo mejor es simplemente reírse de la situación y no tomarla a personal. En lugar de quedarse con las ganas de aprender un segundo (¿o tercer?) idioma, mejor hay que “lanzarse al ruedo”.

Yo soy hablante nativo del inglés, y fui criado en un ambiente monolingüe.   No aprendí a hablar el español hasta que estaba en la universidad, cuando fui a tomar un curso intensivo en Cuernavaca, México.  Me enamoré de México (y sigo enamorado), y una visita de dos meses se convirtió en una estancia de 13 años.  Lo curioso es que aún cuando ya tenía varios años de vivir en México, metía la pata de vez en cuando al hablar en mi segunda lengua.   Pero mejor les comparto la metida de pata más grande que tuve, cuando apenas tenía un mes de haber llegado.

En Cuernavaca, me hospedé con una familia mexicana muy amable.  Aunque varios de ellos hablaban el inglés, una de las reglas de la casa era que toda comunicación fuera en español, aún y cuando yo casi no tenía ni palabras con qué expresarme.  Francamente, no sé como agradecerles, pues fueron bastante pacientes conmigo.

Bueno, ahora a la metida de pata: una mañana estaba en la regadera cuando de repente el agua se acabó.  Jamás me había sucedido semejante cosa en la vida.   Como no volvió el agua con prontitud, grité algo así como “¡no agua, tengo mucha sopa en la cara!”.  Todavía no sabía que la palabra para soap era jabón, y en la desesperación dije “sopa”.  Como si esto no fuera suficiente, la señora me gritó “no te preocupes, voy a prender la bomba!”  Me quedé más aturdido, porque jamás había escuchado la palabra bomba, y se parecía mucho a la palabra bomb en inglés.  Ya se imaginaran cómo ese incidente provocó la risa de todo mundo.  Incluso años después, cuando iba de visita, la trabajadora doméstica que asistía a la familia me preguntaba si todavía tenía sopa en la cara, y luego se carcajeaba.

Pienso seguir compartiendo con ustedes algunas de mis aventuras con el aprendizaje de mi segundo idioma. Ojalá y les gusten.  Hasta la próxima.

©David L. Lauman, 2013

Bio: David L. Lauman, de 20/20 Translations, Inc., es traductor-intérprete para las áreas jurídica, empresarial, financiera y médica.  También traduce CV y textos publicitarios en español al inglés. Egresado de la Universidad Nacional Autónoma de México, cursó la maestría en traducción e interpretación en el Monterey Institute of International Studies.  Le puede localizar en david(arroba)2020translations.com o al  +1.303.667.6082.   Para más información, visite su biografía.